26
February , 2018
Monday

Eventos en Extremadura

Esta web se halla en construcción. Disculpen las molestias.

En 2011 estarán operativos en sedes vecinales, casco histórico, Universidad Popular, casas de cultura, Ayuntamiento…

Sin cables se vive mucho mejor. Lo agradece la estética de la ciudad y hasta los propios ciudadanos, que tienen acceso a las ventajas de las nuevas tecnologías e Internet a través de servicios que se prestan sin necesidad de soporte físico. La imagen es cada vez más habitual. Un ejecutivo enchaquetado en unos casos, un joven ataviado con vaqueros deshilachados en otro, una pareja que chatea en plena calle… Se les ve en Cánovas, en la parte superior, donde el propietario de uno de los kioscos de venta explica que le llega la señal abierta de una wi-fi.
«No sé si es de un particular o de quién», se justifica mientras teclea su portátil. Pero esa misma escena se ve sobre todo en la calle Alfonso IX. Los alrededores de la Biblioteca Pública son un hervidero de internautas ávidos de un acceso libre. Solo hace falta registrarse y recibir un código. Lo demás es navegar sin límites, incluso cuando la instalación ya ha cerrado al público.
Cáceres se prepara para los nuevos tiempos, tal y como se recoge en el proyecto presentado por el Ayuntamiento al Ministerio de Política Territorial (MPT). El segundo Plan E financiará con 300.000 euros la obra de instalación de una red pública wi-fi «para la ciudadanía y los servicios municipales, espacios urbanos de la ciudad histórica, Ribera del Marco y otros», se lee textualmente.
En total, según ha confirmado la Concejalía de Innovación y e-Gobierno, serán 150 puntos de conexión inalámbrica.
En la propuesta que aprobó el MPT el pasado 25 de febrero y cuya licitación está a punto de arrancar se detalla que el despliegue de una red inalámbrica municipal «tiene un conjunto de beneficios potenciales que hacen que el proyecto tenga atractivo». Cáceres, como otros ayuntamientos, ha acudido al Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad para disponer de su propia cobertura wi-fi.
Sin embargo, la cuestión no es sencilla. En Badajoz, por ejemplo, se razonó la decisión de no aprobar inicialmente las áreas wi-fi por tratarse de espacios públicos y, a su vez, ir contra la Ley de Defensa de la Competencia. Curiosamente, el Gobierno local pacense justificó su proyecto en la idea de facilitar la administración electrónica, algo que también figura en el presentado por Cáceres y aprobado por el Ministerio. La iniciativa incorpora más de un centenar de puntos de conexión que se reparten por toda la ciudad. Entre los espacios que figuran aparecen los siguientes: sedes vecinales, centros de mayores y cívicos, espacios públicos abiertos, Ayuntamiento, Instituto de Asuntos Sociales, edificios Embarcadero y Garaje 2.0, casas de cultura, casco histórico, aparcamiento de bicicletas, Universidad Popular… «El sistema -se explica en el contenido del proyecto- pretende llegar a zonas municipales a las que no es viable llegar con la fibra óptica, por economía, porque tienen poco personal o porque están dispersas». De esta forma, la red inalámbrica se complementaría con la de fibra óptica «que se pondrá en uso durante el presente año», según explican desde la Concejalía de Innovación.
Uso
Sin embargo, aún habrá que perfilar los detalles. La wi-fi debe estar concluida en 2010 para entrar en servicio durante 2011. Se sabe que permitirá conectar sistemas municipales que ahora se controlan de forma manual: riego de jardines, seguridad, préstamo de bicicletas, alumbrado público…
No obstante, lo que de verdad le preocupa al ciudadano es si esa red inalámbrica que se desplegará por gran parte de la ciudad hará posible, como ocurre en la biblioteca, en el campus universitario o en algunas cafeterías, abrir el ordenador portátil y navegar con absoluta libertad.
En Mérida, sin ir más lejos, la wi-fi llegará en septiembre, pero para que ese servicio se utilice de forma gratuita el Ayuntamiento tendrá que constituirse como operador autorizado por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) para no incurrir en competencia desleal.
A partir de ahí se pueden imponer limitaciones que afecten al número de horas o a la capacidad de descarga de archivos. En Cáceres no se han despejado esas incógnitas, aunque el proyecto tal y como ha sido aprobado se basa en una «acción innovadora» en espacios urbanos en los que el «vecindario, la ciudadanía y los visitantes de la ciudad puedan acceder a servicios públicos». «Queda garantizada -se aclara- la dedicación de esta solución solamente para recursos públicos y servicios públicos por vía telemática». Sin cables, sin hilos, en 150 puntos de Cáceres.

Dejar una respuesta




Recent Comments

There is something about me..